domingo, 17 de octubre de 2010

Prospección


Amanecer en Nho Martín.


La prospección es la caminata, que nos hacíamos al amanecer, para contabilizar los rastros de las tortugas. Los amaneceres son espectaculares, como se puede observar. Empieza al amanecer, sobre las seis, por consiguiente hay que levantarse antes. Pero así evitamos las horas duras de sol y calor, pues en Cabo Verde en el paralelo quince, el sol en su zenit es prácticamente vertical. Mucho calor y un sol abrasador.
Enumerar todos los rastros es importante, así sabemos más o menos cuantas tortugas van cada noche a hacer un nido. Claro que el trabajo no sólo es contar, también debemos seguir los rastros y ver si ha hecho un nido, que no siempre es evidente y otras veces ni siquiera hacen nido. Además en raras ocasiones las tortugas se han perdido un poco y no han ido hacía la costa, se despistan y van en sentido contrario. Y en otros casos debido a la morfología
de la playa las tortugas llegan a darse la vuelta. En ese momento entramos los de la prospección, para salvar a la tartaruga y hacer que llegue sana y salva al inmenso océano. Yo no he tenido la fortuna y el placer de salvar una tortuga. Claro que tampoco tengo la desgracia de haber hallado una recién apañada. En los dieciocho días en Boa Vista sólo apañaron dos tortugas en las playas que trabajamos todos los días, y en ese momento me encontraba de censo por otra parte de la isla.

En este mapa se muestra la zona cubierta por el campamento de Porto Ferreira. El punto rojo es el campamento, desde ahí al norte y al sur. Todo el litoral del mapa es el área de Porto Ferreira. La prospección sur es sensiblemente más larga.

Hay dos prospecciones, una Norte y otra Sur. Y todo este lado de la isla lo estudiamos con Natura 2000. Son unos cuantos kilómetros todos los días. Se organizan unos turnos y grupos para realizar las prospecciones y los tortugueos, de forma que todos hagamos todos los recorridos. Cómo el tortugueo es por la noche y bastantes horas, hasta la madrugada, pues no se hacía nunca tortugueo y seguidamente prospección, uno acaba a las dos o tres de la mañana y otro empieza a las seis, al amanecer, pues no hay descanso posible. Sin embargo si hice varias veces una prospección y por la noche tortugueo. Un poco cansado pero por las vistas y las tortugas merece muuuucho la pena.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario